ORQUÍDEA

Características de la Orquídea

beautiful-bloom-blooming-248005.jpg

Las orquídeas se encuentran dentro del grupo de plantas más estilizadas y sofisticadas que puedes tener en tu hogar. Son perfectas para decorar espacios internos y para regalar a personas especiales. Vienen en muchos colores, rosas, morados, naranja, amarilla y blanco. Cuando florece aparecen en las hojas planas que se ven como en forma de abanicos. Como son tan adaptables, puedes crecer Orquídeas en cualquier espacio con luz brillante, incluyendo tu escritorio de trabajo o de casa. Se ven muy bien en una mesa cerca de una ventana o en un tarro colgante. Puedes complementarla con un tarro colorido, dándole un estilo más interesante.

Instrucciones para el crecimiento de la Orquídea

Puedes crecer Orquídeas en un espacio de luz brillante dentro de tu hogar. Ellas toleran luz baja también, pero florecen mejor si crecen en un área con luz media a alta. Es importante saber que aunque disfrutan de la luz alta, se deben proteger de la luz del sol de la tarde. Si la tienes cerca de una ventana donde les pega el sol, puedes protegerla con una cortina que disminuya la intensidad de la luz.

Puedes regar tu Orquídea cuando el musgo que contiene en el tarro se sienta seco. Ellas prefieren un poco de sequía a exceso de agua. No se debe inundar de agua por más de 30 minutos. Una técnica sencilla al momento de regar una Orquídea es aplicarle agua y dejar que corra dentro del musgo y salga por los agujeros del tarro; este proceso se realiza por un par de minutos y se puede repetir de cada 10 a 14 días.

La mayoría de las Orquídeas no necesitan cambiarse de tarro cada año a dos años. La mejor manera de saber si necesita ser cambiada de tarro es observando el musgo. Si éste empieza a partirse y verse más como tierra es hora de cambiarla a un tarro más grande.

 Como todas las plantas tropicales, le encanta la humedad. Una forma clásica de crecerlas es colocándolas en una bandeja con piedritas o arena con agua. La parte inferior del tarro debe estar cubierto con arena o piedritas, solo un poco más arriba del agua. Mientras el agua de la bandeja se va evaporando, humedece el aire directo alrededor de la planta. También puedes agruparlas con otras plantas, para que se humedezcan entre ellas mientras respiran.

Puedes fertilizar tu Orquídea dos veces al año para que florezcan mejor. Utiliza un fertilizante diseñado para Orquídeas y sigue las instrucciones del empaque.

Nota: estas plantas no son para el consumo humano o animal.


orquidea-01.jpg