ZAMIA: una planta a prueba de todo!

sahss-diZL4Mm-YSM-unsplash.jpg

La Zamia o Zamioculcas, es una opción ideal si estás buscando comprar tu primera planta o si tienes una vida muy ocupada para cuidar de una. Si no eres principiante, pero no te ha ido bien con otras plantas, ésta es ideal para ti también. Además de ser resistente, purifica el aire y es de bajo mantenimiento.

 Esta planta tiene hojas gruesas verdes (muy resistentes), perfecta para decorar cualquier tipo de espacio; oficinas, escritorios, cocinas, mesas y repisas son lugares ideales para ellas. Su condición noble, la hace flexible para aprovechar cualquier tipo de cuidado que puedas darle, como poco riego, condiciones no ideales de luz, baja humedad y abandono.

Ellas cuentan con una técnica de sobrevivencia; han evolucionado botando sus hojas cuando hay un período de sequía extremo, manteniendo el agua a las pocas hojas que mantiene en su tallo. Si ves que tu Zamia ha botado muchas hojas, aún hay tiempo para recuperarla.  Sin embargo es importante conocer su cuidado para lograr una planta duradera y sana a lo largo del tiempo.

La mejor manera de saber cuándo debe regarse una Zamia es tocando la tierra, cuando ésta se encuentre seca es momento de regar. Puede ser cada dos semanas, pero depende del tamaño de la planta y la humedad del lugar. Se puede fertilizar cada seis meses, pero si quieres agilizar su crecimiento puede hacerse más seguido.

black-and-white-brown-chairs-1029138.jpg
Costa Farms